Flash Democracia Por Sorteo

Un esfuerzo de clarificación de conceptos políticos

Los textos políticos, al profundizar sobre conceptos que les son propios, aportan erudición, matices e interpretaciones de la Historia, pero también confusión. Como mero ejemplo de lo que decimos, el politólogo Francisco Balaguer escribió lo siguiente sobre la soberanía: "Debido quizá a su antigüedad, se puede decir que más que un concepto es una superposición de conceptos, formando un sustrato común que se encuentra inserto en la conciencia colectiva, pero que resulta muy difícil de definir"3.

El marco conceptual del diccionario de la RAE puede tacharse de simplista pero es técnicamente irreprochable, aporta claridad y el lector conocerá el sentido exacto que se concede a las palabras. Veamos las definiciones que hace la RAE de: 1. soberanía, 2. autoridad, 3. poder y 4. democracia, sobre alguna de las cuales queremos hacer algún breve comentario acto seguido.

  1. Autoridad: "Poder que gobierna o ejerce el mando de hecho o de derecho".
  2. Poder: "Dominio, imperio, facultad o jurisdicción que alguien tiene para mandar o ejecutar algo".- La similitud de los conceptos autoridad y poder faculta a utilizarlos como sinónimos, y así lo vamos a hacer nosotros en lo sucesivo.
  3. Soberanía: "Autoridad suprema del poder público".- Aunque sin renegar del uso que promueve la RAE, parece redundante el empleo de dos palabras tan semejantes, autoridad y poder; quizás por esta repetición el diccionario de D. Manuel Seco define soberanía como "suprema autoridad pública" eliminando la palabra poder. Aplicar el término supremo —que no tiene superior— al concepto de autoridad sitúa a esta en la posición más alta, la que toma la decisión final; el adjetivo supremo gradúa cualquier nombre en al menos dos niveles y en este caso lleva implícito la existencia de otra/s autoridad/es pública/s que no se cuantifican ni definen pero que sabemos inferiores y sometidas a la soberanía. Toda esta disquisición sobre el concepto de soberanía se debe a que muchos textos expresan que la democracia es directa cuando la soberanía la ejerce directamente el pueblo mediante asambleas abiertas.
    poder-soberania
    Cuando la palabra poder —o autoridad— no va acompañada de otros términos que la maticen o acoten, su sentido implica que hablamos de toda la autoridad o de todo el poder. Por tanto, autoridad engloba a soberanía y soberanía solo es una parte de la autoridad, la suprema.
  4. Democracia: "Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno".- Esta definición —tan alejada de su etimología como actual en el uso— nos da la clave de por qué existen tantos "apellidos" para delimitar el concepto.

En primer lugar, una doctrina es un desarrollo teórico, y cualquiera puede teorizar sobre un modelo de democracia. En segundo lugar, el pueblo puede intervenir en el gobierno de tantas y tan variadas formas que cada una de ellas lleva aparejada una etiqueta. Con estos cimientos terminológicos tan flexibles es natural que surjan múltiples palabras para adjetivar cada modelo de democracia independientemente de que se haya llevado o no a la práctica: representativa, deliberativa, electrónica, semidirecta, directa, participativa y algunas más. Pensamos que estos "apellidos" de la democracia son irrelevantes porque no ayudan a dilucidar lo relevante: la calidad democrática, para cuya tasación se proponen indicadores como la protección de la libertad personal, la transparencia, la participación, el sistema de control y de equilibrio, el imperio de la ley, la ciudadanía activa, la representación, la competencia política, así como la capacidad de aplicar las decisiones democráticas4. El grado de calidad democrática —un parámetro verdaderamente útil para valorar los modelos que cada país utiliza para su gobierno— permite clasificar las democracias en una escala que les proponemos en el siguiente apartado.

joomla template 1.6
template joomla