El sistema, principios fundamentales

A lo largo de los distintos capítulos de nuestra propuesta aparecen dispersos los principios fundamentales que ahora reunimos aquí. Sin atrevernos a graduar su importancia, pensamos que prescindir de alguno de estos principios transformaría la propuesta misma en otra distinta. Así pues, cobra importancia tener una visión de conjunto de los cimientos sobre los que crece el sistema, aun a sabiendas de que algunos textos, no todos, se repiten más adelante.

Los fundamentos de la democracia ateniense eran: el sorteo, la brevedad de los mandatos, la remuneración y la rotación en los cargos. Nuestro sistema conserva los dos primeros, complementa el tercero y no desarrolla el último. A estas raíces griegas añadimos cuatro nuevos principios, por lo que nuestro sistema se concreta en siete principios fundamentales: 1. El sorteo, 2. Mandatos breves, 3. Remuneración compensada, 4. Aprender a aprender, 5. Deliberación ordenada, 6. Participación social y 7. Independencia. Explicaremos brevemente qué consecuencias se producen al aplicar, para beneficio de la democracia, cada uno de ellos:

  1. Sorteo.- Es equitativo en cuanto al reparto del poder: no se trata de permitir que alguien gobierne, sino de impedir que lo haga nadie en concreto. "El sorteo es considerado por algunos el procedimiento más democrático, la mejor manera de hacer que las tareas ciudadanas sean equitativamente repartidas, evitando favorecer a ricos, a poderosos, a oradores elocuentes, o a retóricos convincentes, cosa que no ocurre con la elección nominal." Carles Ferrer i Panadès, profesor de Filosofía.
  2. Mandatos breves.- Fomentan la participación y limitan la corrupción. En cuanto a la participación, creemos que siete meses, para la mayoría de los ciudadanos, es un periodo mesurado de tiempo que estarían dispuestos a destinar a la acción política en lugar de a sus quehaceres habituales. A su vez, un elevado número de asambleístas sustituidos cada siete meses precisaría, por parte del agente corruptor, de una gran inversión y dedicación que quizás no fuesen "rentables" para conseguir la influencia que desea.
  3. Remuneración compensada.- Las circunstancias de cada ciudadano son distintas. Atender a las diferencias facilita que los candidatos seleccionados por sorteo para ser asambleístas accedan a serlo. Desatender las obligaciones cotidianas para destinar tiempo a la acción política constituirá una importante barrera de entrada para algunos. Es necesario, pues, neutralizar esas dificultades que cada uno pudiera tener para acceder a la Asamblea y resolverlas de forma individual. Esto supondrá destinar un gasto —con un límite— para impedir, por ejemplo, que se resientan los negocios de los trabajadores autónomos o el cuidado de las personas dependientes a su cargo.
  4. Aprender a aprender (Aaa).- La Unión Europea considera necesaria esta capacidad para todos los ciudadanos en la actual sociedad del conocimiento. Nosotros utilizamos esta "competencia clave" como requisito de acceso a la Asamblea junto con la mayoría de edad. Aaa es una competencia que no requiere estudios específicos previos y que es propia de la mayor parte de los individuos. El sistema no aspira al elitismo, al contrario, pero opta por ciudadanos capaces de asumir cabalmente las tareas encomendadas, en este caso las deliberativas.
  5. Deliberación ordenada.- "Considerar atenta y detenidamente el pro y el contra de los motivos de una decisión, antes de adoptarla, y la razón o sinrazón de los votos antes de emitirlos" es la definición que la RAE da de la palabra deliberar. Así pues, para deliberar responsablemente se hace necesario conocer bien el problema al que se quiere dar solución. Verificar mediante una prueba que los asambleístas comprenden el Informe a medida del que se les proveerá antes de cada iniciativa legislativa concreta es un requisito imprescindible para la deliberación en la Asamblea.
  6. Participación social.- Se establecerá un Sistema de Información como cauce formal, sencillo y rápido para la comunicación bidireccional entre Asamblea y Sociedad, el cual estará a cargo de un equipo de documentalistas que recabará, analizará, organizará y resumirá la información.

    • El flujo de información en tiempo real desde la Asamblea hacia la sociedad, además de ser un mecanismo de transparencia, permite al tejido social conocer las actividades de la Asamblea.
    • El flujo de información desde la Sociedad hacia la Asamblea permite enriquecer la perspectiva de las iniciativas legislativas en curso y la denuncia de posibles irregularidades.

    Se regulará la convocatoria de referendos por iniciativa popular y de la Asamblea.

  7. Independencia.- El método de trabajo en la Asamblea está basado en la cooperación, la transversalidad, la ausencia de líderes fuertes y la prohibición expresa de que los asambleístas formen grupos basados en cualquier tipo de afinidad ya sea idiomática, de procedencia geográfica, tendencia ideológica, edad u otras. Cuatro son las razones de dicha prohibición.

    • Primera: Se mejora la eficacia en la toma de decisiones por los grupos formados al azar1.
    • Segunda: Cada individuo representa a un conjunto de personas similares a él y asociarse traiciona y trastoca este propósito de representación fiel, porque asociarse suele suponer la cesión de parte de tus posicionamientos en aras del triunfo de una propuesta afín pero no idéntica a tus intereses.
    • Tercera: Asociarse en este contexto polariza y divide, primero a la Asamblea y después a la sociedad.
    • Cuarta: Los grupos compactados por intereses comunes son más propicios para que surjan líderes fuertes que, de ser tocados por la corrupción, podrían influir a su vez ideológicamente en el grupo para favorecer al poder corruptor, que con un solo pago al líder podría comprar la voluntad del resto.
joomla template 1.6
template joomla