Programa Electoral

Quizá sea éste el más escueto de todos los programas políticos porque contiene solo dos puntos programáticos:

  1. La sustitución de la democracia representativa por una variedad de la democracia directa: nuestro sistema de democracia por sorteo. Este tipo de democracia no puede definirse en los términos políticos clásicos, porque al defender la toma del poder por la sociedad tiene la virtud de representar el espectro ideológico social tal cual es. El único argumento ideológico es devolver el poder a la sociedad, que lo ejercerá de modo directo para diseñar el modelo de sociedad que permite la acción política.
  2. Aunque de forma coyuntural, y como objetivo secundario, se apoyará cualquier iniciativa de otros partidos políticos que ahonde en la calidad de la democracia mediante medidas que incidan en la trasferencia del poder decisorio de los políticos hacia la ciudadanía.

Nuestras aspiraciones políticas: aunque la propuesta está madura, la sociedad no lo está para acogerla. El motivo no se relaciona con las virtudes o defectos que pudieran describir a la sociedad misma sino con el desconocimiento de la alternativa: la mayoría de los ciudadanos no ha oído nunca juntas las palabras sorteo y democracia, así que mucho menos podrían conocer alguna de sus características. Conseguir representación parlamentaria en las inminentes elecciones, aunque parezca contradictorio a nuestros fines, pensamos que aceleraría notablemente los objetivos que perseguimos.

  • ▪ Objetivos a corto plazo:
    • Difundir el conocimiento de la democracia por sorteo.
    • Conseguir la modificación al alza, aunque fuera ligeramente, de la participación ciudadana en la toma de decisiones políticas. Ya sea con o sin representación parlamentaria, el mensaje que lanzamos a los políticos en el poder es que parte del electorado, nuestros votantes, pide con contundencia más participación en las decisiones. Es sabido que los poderes establecidos suelen reaccionar con estrategias para asimilar o neutralizar las ideas alternativas, y el esfuerzo que hacen es mayor cuanto más "peligrosas" las consideren, y ésta lo es. Así pues, podría ocurrir, como se desprende de algunas declaraciones vertidas tras el 15-m, que nuestros políticos hiciesen cesiones parciales del poder para perpetuarse en el cargo lubricando su maquinaria electoral con promesas de mayor y mejor participación ciudadana para desactivar nuestra propuesta.
  • ▪ Objetivo a largo plazo:
    • Nuestro proyecto es circunstancialmente utópico, y como tal utopía resulta irrealizable en el momento de su formulación. Pero la abolición de la esclavitud o el derecho de la mujer al sufragio también fueron ideales utópicos que ahora no se ponen en duda. Para Anatole France —y para nosotros mismos— "la utopía es el principio de todo progreso y el diseño de un futuro mejor", un camino que es necesario recorrer, un sueño que pronto o tarde puede cumplirse. Así pues, iniciamos una andadura en la que queremos sumar simpatizantes para construir un camino común que nos lleve a la consecución de sustituir la democracia representativa por la democracia por sorteo. No es fácil, llevará tiempo, quizá no se consiga, pero es nuestro objetivo soñado y pondremos todo el empeño en alcanzarlo.
joomla template 1.6
template joomla