Quiénes Somos

Este epígrafe solo puede entenderse con la inexactitud que traen consigo las generalizaciones. En todo caso, somos un pequeño grupo de personas desvinculados de la gran política que ha vislumbrado una posibilidad de cambio en las estructuras del sistema político español.

Cuatro son las causas principales que nos han espoleado para concretar la iniciativa de crear un partido político y complicarnos la vida:

  • La constatación de que la "crisis de la democracia representativa" no es algo coyuntural sino que forma parte de una estructura en la que están aupados unos líderes políticos que se valen de los partidos que controlan para adueñarse del poder ciudadano y usarlo frecuentemente en su contra a la vez que favorecen a los poderes fácticos. Estos políticos son la fuente de todos los problemas de un sistema representativo que no ha conseguido funcionar aceptablemente por un larguísimo e interminable tiempo al que queremos dar fin. Un elemento de nuestra fuerza es su desprestigio, objetivado en las encuestas de confianza donde nuestros políticos ya no pueden caer más bajo porque ocupan el puesto de cola como consecuencia de su ineficacia, mediocridad y clara inclinación a corromperse.
  • Nos hallamos en un contexto donde crece el descontento social azuzado por una crisis que estamos pagando los ciudadanos mientras salen indemnes sus responsables, camuflados en la abstracción de unos "mercados" que han jugado y juegan a especular mediante la desregulación financiera que los propios políticos han consagrado en forma de leyes. Estos dos culpables que no pagan sus delitos —financieros y políticos— tienen una relación de connivencia que ya no pueden ocultar sino con una dialéctica demagógica que todavía engatusa a un público ideológicamente mediatizado. Algunos, cada vez más, hemos entendido que es tiempo de activismo, de dedicar parte de nuestras energías a la protesta y a generar alternativas que nos salven de esta catástrofe cotidiana que no podemos contemplar impasibles.
  • La existencia de la sociedad de la información o del conocimiento posibilita pequeños milagros en la difusión masiva de ideas alternativas y en la organización de grupos dispersos. Ahora son menos necesarios para la propaganda los grandes medios de comunicación que, tradicionalmente, no han dado cabida en sus contenidos a ideas alternativas sino de un modo marginal. Así pues, un golpe de suerte es ahora posible, aunque sabemos que la suerte solo llegará con una buena idea como banderín de enganche.
  • Esta buena idea, la democracia por sorteo, apenas ha penetrado en España desde su bastión del mundo anglosajón, que la ha recibido e incubado para generar alternativas serias y eficaces al desmoronamiento de una democracia representativa que no encuentra la senda de la regeneración. Conocemos cinco trabajos sesudos, bien argumentados y relativamente recientes —entre el 2004 y el 2011— escritos en español sobre la democracia por sorteo; es poco, pero menos es nada. El más breve de ellos se publicó a toda página en agosto del presente año en El País, diario español de mayor tirada. Esta corriente de pensamiento está en la mente de solo unos pocos españoles, pero nos parece tan potente, justa, sólida y resolutiva como recambio y regeneración de la política, que quizá consiga extenderse y anidar en la sociedad como paso previo a su triunfo en las urnas o mediante la protesta social, quién sabe. El camino se aventura largo... O tal vez no.
joomla template 1.6
template joomla